Aprende a llevar una buena hidratación

Chico tomando agua

Pocos factores son tan importantes para el cuidado de la salud como el mantenimiento de una correcta hidratación. Aunque ésta debe ser vigilada todo el año, cobra especial relevancia en los meses de más calor y esto repercute directamente en el cuidado de la piel. 

El dato es demoledor: el cuerpo humano está compuesto de agua en un 60%, en el caso de los hombres, y entre un 50 y un 55% en el de las mujeres. No es correcto, sin embargo, identificar hidratación únicamente con el líquido elemento. En este proceso entran también en juego las sales minerales y el sodio.

Los expertos ofrecen el siguiente decálogo para mantener una buena hidratación:

Cuidado con el ejercicio físico

Hombre tomando agua

Es importante beber antes, durante y después de practicar cualquier actividad corporal intensa.

Con los esfuerzos prolongados se pierden sales minerales además de agua, con lo que conviene reponerlas mediante bebidas isotónicas (excepto aquellos que padezcan hipertensión, que deben abstenerse de ello).

Atención a los grupos con necesidades especiales

Embarazadas, niños y personas mayores deben tener mayor cuidado. Las futuras madres, y también las lactantes, necesitan un aporte hídrico superior, puesto que no sólo cubren su propia demanda, sino también la de sus vástagos.

Por su parte, los niños requieren un mayor consumo de agua, igual que diferentes tipos de leche. Además, no están tan atentos a sus necesidades corporales, con lo que pueden olvidarse de beber. Los ancianos, por otro lado, sufren el mayor riesgo de deshidratación, puesto que con no sienten con precisión la sed.

Ingerir alimentos ricos en agua

Los que más líquido contienen son hortalizas, frutas, yogur, pescado blanco y huevos, superando todos ellos el 75%. Y es que entre un 20 y un 30% del aporte hídrico diario se obtiene a través del consumo de productos sólidos.

Algo que también ayuda demasiado es ingerir bebidas con electrolitos orales, sin importar si realizas actividad física o no.

Si estás cumpliendo el periodo de cuarentena o se te complica salir a adquirir tus compras, puedes solicitar la entrega de dichas bebidas con una buena farmacia a domicilio merida o al estado de disponibilidad tanto del establecimiento y tu ubicación.

Beber dos-tres litros de agua al día

Botella de agua

las necesidades personales varían en función del sexo, edad, ejercicio realizado, temperatura ambiente, humedad, enfermedades…

Expertos explican que en condiciones normales, los varones mayores de 14 años deben beber 2,5 litros de agua al día, mientras que a las féminas que superen esta misma edad se les recomienda un consumo mínimo de 2 litros diarios.

Evitar alcohol, cafeína y tabaco

todos estos hábitos son contraproducentes a la hora de conseguir una correcta hidratación. Además, la supresión de su consumo, o al menos su reducción, aportará otros beneficios a la salud.

Evitar el estrés y el nerviosismo

No sólo son perjudiciales para el bienestar mental, sino que también provocan un mayor consumo corporal de agua. Para esto, puedes probar los beneficios de la aromaterapia o alguna otra medicina alternativa.

Duchas con agua templada o fría

Como en tantos otros casos, placentero tampoco es sinónimo de saludable. El agua excesivamente caliente elimina el sebo, la grasa que lubrica y protege la epidermis. Esto provoca sequedad en la piel. Además, la factura energética bajará de este modo.

Esperamos que con estas recomendaciones mantengas una buena hidratación en tu cuerpo y si conoces algún otro tip, nos encantará que lo compartas en la sección de comentarios.

Related Post