Conoce los tipos de leche y sus beneficios

Tipos de leche en vasos de vidrio

Estamos seguros que cuando vas al supermercado, en el anaquel del pasillo de leches has visto infinidad de leches pero, ¿cuál de todas debes elegir? Existen diferentes tipos de leche y es hora de descubrir cómo cada tipo puede beneficiarte:

Vaca

La leche de vaca es uno de los tipos de leche más común

La leche de vaca es una excelente fuente de calcio, proteínas, vitamina D, potasio y fósforo. Sin fortificación, tiene 300 mg de calcio, lo que constituye el 30% de la ingesta diaria recomendada para adultos.

La leche de vaca tiene aproximadamente el doble de la cantidad de proteína que la de la leche de soya. Tiene ocho gramos de proteína y 12 gramos de carbohidratos por taza y, una taza de leche tiene la mitad de la ingesta diaria recomendada de vitamina B12.

Sabemos que en ocasiones algunas mamás primerizas no llegan a producir leche, por lo que se adentran en la búsqueda de leche en polvo como enfamil confort, lo importante es que sea recomendada por el pediatra para el bienestar del recién nacido. Por eso, investiga y prueba si le agrada a tu pequeño.

Cabra

Si bien el contenido de grasa de la leche de vaca y cabra es similar, las partículas de grasa en esta última son más pequeñas, lo que facilita la digestión de tu cuerpo.

La leche de cabra también es más rica en calcio, con aproximadamente el 33% de la ingesta diaria recomendada en comparación con el 28% en la leche de vaca.

La leche de cabra es uno de los tipos de leche que tienen altos niveles de ácidos grasos de cadena media, que proporcionan un impulso de energía que no se almacena como grasa corporal. También ayudan a reducir el colesterol e incluso pueden ayudar en el tratamiento de afecciones como enfermedades coronarias y trastornos intestinales.

Debido a la biodisponibilidad de hierro, calcio, magnesio y fósforo en la leche de cabra, el tratamiento de deficiencias nutricionales como la anemia y la desmineralización ósea se vuelve más probable.

 

Almendra

Una taza de leche de almendras contiene solo 60 calorías, en comparación con 146 calorías en la leche entera. Esto significa que te ayudará a perder o mantener tu peso actual si cambias a la leche de almendras.

También es baja en sodio y alta en ácidos grasos omega-3, no tiene colesterol ni grasas saturadas, y ayuda a prevenir la hipertensión y las enfermedades cardíacas.

Soya

La soya es naturalmente rica en ácidos grasos esenciales, proteínas, fibra, vitaminas y minerales. A diferencia de la leche láctea, que es rica en grasas saturadas y colesterol, la grasa de la leche de soya es principalmente insaturada y sin colesterol.

Los estudios han demostrado que una ingesta regular de soya puede reducir significativamente las concentraciones sanguíneas de triglicéridos y lipoproteínas de baja densidad (LDL) y elevar el nivel de lipoproteínas de alta densidad (HDL).

Arroz

La leche de arroz es uno de los tipos de leche sin lácteos. Al igual que la leche de soya y la leche de almendras, la leche de arroz es segura para el consumo de personas intolerantes a la lactosa.

También es baja en grasas y contiene un mayor nivel de carbohidratos que la leche de vaca. Sin embargo, a diferencia de la leche de vaca, la leche de arroz no contiene colesterol, lo que la hace saludable para tu corazón. También es un sustituto sabroso para veganos y vegetarianos que son alérgicos a la soja.

Coco

Aunque la leche de coco es más gorda que su contraparte láctea, los ácidos grasos saturados de cadena media en la leche de coco se convierten en mecanismos antivirales y antibacterianos, lo que te ayudará a aliviar la gripe en el cuerpo, y el hígado los usa más fácilmente para obtener energía. También se cree que la leche de coco ayuda en la digestión y la flora intestinal saludable.

 

Si eres intolerante a la lactosa, puedes sustituir la leche láctea con algunos de estos tipos de leche como leche de soya, leche de almendras o de arroz. Verás que a tu pancita le caerá bien y podrás seguir bebiendo leche sin problemas.

Related Post