Cómo prevenir y tratar rozaduras

Cómo prevenir y tratar rozaduras

Las rozaduras son inevitables cuando haces una caminata extensa o una carrera larga y sudorosa. ¡Cuida tu piel en todo momento con estos tips!

Si nunca has experimentado roces, entonces eres muy afortunada (o), pero este artículo está dedicado  para quienes han atravesado por esta desagradable experiencia.

Afortunadamente, hay formas de evitar rozaduras y también lidiar con eso si tienes la mala suerte de desarrollarlo,

¿Qué causa una rozadura?

La rozadura o roce es causado por la fricción cuando tu piel se frota repetidamente contra la ropa o incluso contra otra piel.

Este roce repetitivo produce que tu piel se enrojezca y por lo tanto puede causar una irritación bastante dolorosa.

El área más común para las rozaduras en la parte interna del muslo, donde las piernas se tocan.

  • La piel en esta área se frota mucho al caminar y también es la que más se pone sudorosa.
  • Las mochilas mal ajustadas que se mueven al caminar pueden causar puntos dolorosos alrededor de las correas de los hombros.
  • Las botas que están atadas demasiado flojas pueden frotar los tobillos.
  • Las camisas son una fuente de angustia para los hombres que son susceptibles a los “pezones de corredor”, una condición incómoda que resulta cuando una camisa se frota contra el pecho.
  • Las áreas de alto sudor, como entre las nalgas y debajo de las axilas, son foco de rozaduras.

Humectante para rozaduras

Consejos para prevenir rozaduras

La prevención está en pequeños hábitos, por ejemplo, utilizar vitacilina para las zonas más afectadas es un buen truco pero dale un vistazo a remedios más concretos.

  1. Reduce la humedad con polvos

Un gran producto para aplicar es sin duda el talco para bebés pues éste evitará que la zona afectada tenga demasiada humedad y así evitarás una rozadura porque no habrá fricción en tu piel.

  1. Reduce la fricción con un lubricante

Puede parecer contrario a la intuición agregar humedad, pero un lubricante espeso puede ayudar a engrasar y eliminar la fricción en las áreas de calor. Existen productos simples como la vaselina, así como fórmulas más complejas que pueden reducir el riesgo a la rozadura.

  1. Lava y limpia el área constantemente

Pequeñas cantidades de suciedad, sudor, piel muerta, etc. pueden acumularse y actuar como papel de lija en regiones susceptibles como los muslos internos, las pompas, las piernas, las axilas y los pezones.

Lavar el área con agua y jabón ayudará a eliminar los escombros y de esta manera evitarás una rozadura más.

  1. Limpia con frecuencia

Si no puede evitar sudar, entonces debe bañarse o secarse con una toalla con agua con la mayor frecuencia posible para eliminar el sudor salado y la suciedad sucia que se acumula después del tiempo en el camino.

Tratamientos para las rozaduras

Te mostramos cómo puedes evitar las rozaduras, pero si ya las tienes, aquí te van las siguientes recomendaciones.

PASO 1: PARA

Al igual que una ampolla, la rozadura se trata mejor tan pronto como sienta que sucede. No la ignores, ya que no mejorará misteriosamente sin alguna intervención.

PASO 2: LAVAR

Limpia y seca el área afectada lavándola con agua tibia y secándola suavemente.

No frotes el área cuando laves o seques, ya que el dolor te llevará a través del techo.

PASO 3: SUAVE

Una vez que el área esté limpia, puedes aplicar una loción calmante como óxido de zinc, aceite de coco o incluso vaselina para calmar el área y estimular la curación.

PASO 4: DESCANSO

Tómate uno o dos días para no volver a irritar la piel y evitar una rozadura más extrema a tu cuerpo.

Si no puedes darte el lujo de tomar un descanso, haz todo lo posible para mantener el área limpia, seca y lubricada.

En general estos son unos muy buenos consejos para rozaduras te ayudarán a prevenir y a tratarlas con la mayor delicadeza.

Jeanette Welch