¿Cómo superar a una pareja que ronca mucho?

pareja que ronca

Esto que estoy escribiendo lo escribo desde el corazón, principalmente por que amo a mi pareja, pero también, por que desde el corazón se que dormir a lado de una pareja que ronca demasiado puede ser un problema. ¿Entonces, que hacer con una pareja que ronca mucho?

Yo nunca padecí de problemas para dormir, de hecho, desde que era muy pequeña, podía quedarme dormida casi en cualquier parte. Todo fue bien en el mundo y en mi vida, hasta que, junto a mi pareja, decidimos que podíamos compartir el mismo lugar para vivir, y eso obviamente, implicaba compartir el mismo lugar para dormir cada noche.

Yo ya sabía que él roncaba, ya habíamos dormido juntos muchas veces atrás, pero en realidad no era un problema. Cuando comenzamos a vivir juntos, fue como si de pronto, se le hubiera encendido una maquina roncadora. Pasaron muchas noches en las que yo me cuestionaba si en realidad era la pareja con la que quería pasar el resto de mis días.

Asi que sabiendo lo que yo viví y lo que seguramente muchas personas ahí fuera están padeciendo, decidí dejarles una serie de recomendaciones que harán que sus noches de sueño sean mejores y que puedan superar el problema de los ronquidos extremos.

pareja ronca

La comunicación es lo más importante

Antes de entrar de lleno en los consejos prácticos, tapones de oído y otras cosas que experimenté, debo confesar que lo pero que pude haber hecho todo ese tiempo es no decir nada. Sobre todo, con parejas nuevas, lo más recomendable es ser siempre abiertos y tratar de platicarlo todo. Si existe alguna molestia que no se pone sobre la mesa, esto solo irá empeorando con el tiempo.

Así que háblenlo, sean honestos con ustedes mismos y con sus parejas. Incluso puede ser algo que se empiece a tratar desde ambas trincheras en vez una pelea de un solo lado.

Espacios y tiempos de dormir

Algo que a mi me funcionó, por lo menos al principio, fue cuando descubrí que si me iba a dormir primero yo podía llegar a un estado de sueño tan profundo que nada, ni siquiera los ronquidos más fuertes podrían despertarme.

Lo intentamos por un buen rato y la verdad es que funcionó de maravilla. Sin embargo, un día llegó el momento en que yo me quedaba tarde terminando un proyecto y para cuando llegaba a la habitación, él ya se encontraba con la quijada colgando y emitiendo esos espantosos ruidos. Asi que, si bien es un buen consejo y una buena idea, debes analizar si esto es posible en tu caso particular.

El soporte y material del colchón

Algo en lo que yo no había pensado mucho y después terminó siendo algo muy importante. Cuando empezamos a vivir juntos, fue mi pareja quién se mudó a mi apartamento lo cual implica que se tuvo que adaptar a mi colchón viejo y a mi manera de dormir.

En busca de soluciones alguien nos dijo que los colchones de baja calidad o muy viejos ayudan a que las personas encuentren un estado incómodo al dormir y eso les provoque roncar más de lo normal.

Al final hicimos una búsqueda incesante y miramos millones de tipos de marcas de colchones y no quiero que esto parezca anuncio, pero encontramos un colchón Sealy queen size que nos quedó de maravilla. No era el más caro, aunque tampoco fue muy barato, pero de decir que nos ha gustado muchísimo a los dos.

Y cuando llegamos a la pregunta en cuestión: ¿funcionó? Debo decir que sí. En gran parte el problema de los ronquidos se redujo bastante e incluso dormimos mejor con espacio entre los dos.

cena pesada

La dieta es algo muy particular

No crean que les voy a decir que no coman hamburguesas antes de dormir, aunque seguramente no sean muy recomendable. Pero lo que sucedió es lo siguiente: mi pareja y yo habíamos mejorado mucho el tema de los ronquidos con nuevo colchón, pero descubrimos que sobre todo era la posición en la que él dormía y en eso el colchón nos ayudó bastante. Pero cuando cambiaba de posición, todavía tenía episodios de ronquidos que me mandaban a dormir a la sala.

Curiosamente, y sin ánimos de seguir con el tema de los ronquidos, decidimos que los dos debíamos de bajar de peso, asi que comenzamos a hacer ejercicio y a llevar un régimen alimenticio no muy estricto. Al final logramos bajar bastante de peso, él perdió casi 10 kilos. Y un día sin darme cuenta, noté que ya casi no lo escuchaba roncar, como si por arte de magia la maquinaria de ronquidos en su pecho se hubiera desaparecido.

Pronto caí en la cuenta de que el sobrepeso y la falta de ejercicio, eran una fuerte causa de los ronquidos y los problemas para respirar adecuadamente en la noche. Por supuesto lo comenté con él y me dijo que efectivamente, por las mañanas se sentía mucho más descansado y con energía.

Así que esa fue mi experiencia, se las platico tal y como se sucedió esperando que puedan encontrar inspiración y que, quizás, alguno de estos consejos los pueda ayudar a llevar una vida más saludable y también a superar el tema de los ronquidos y a mejorar su vida de pareja.

 

Etiquetas:

Related Post