Cómo usar la mascarilla facial

usa mascarilla correctamente

Usar una mascarilla facial ayuda a que las personas se sientan protegidas y tranquilas. Pero, ¿puede una mascarilla quirúrgica evitar que te expongas o transmitas ciertas enfermedades infecciosas?

Y si las mascarillas sí te protegen de enfermedades infecciosas, como COVID-19, ¿hay una manera adecuada de ponérselas, quitárselas y desecharlas? Sigue leyendo para averiguarlo.

¿Qué es una mascarilla quirúrgica?

Se trata de un cubrebocas tricapa, holgada, de forma rectangular. Tiene bandas o ligas elásticas que se pueden enlazar detrás de las orejas o atar detrás de la cabeza para mantenerla en su lugar.

Algunas tienen una cinta metálica en la parte superior, la cual se puede apretar para ajustar la mascarilla alrededor de la nariz.

Una mascarilla quirúrgica de tres capas que se use adecuadamente puede ayudar a bloquear la transmisión de microorganismos de partículas grandes provenientes de gotas, aerosoles, salpicaduras y pequeños chorros.

La mascarilla también podría reducir la probabilidad de contacto mano-rostro.

Las tres capas de las mascarillas quirúrgicas funcionan de la siguiente manera:

-La capa exterior repele el agua, la sangre y otros fluidos corporales.

-La capa media filtra ciertos patógenos.

-La capa interior absorbe la humedad y el sudor del aire que se exhala.

Sin embargo, los bordes de estas mascarillas no forman un sello hermético alrededor de la nariz o la boca. Por lo tanto, no pueden filtrar partículas pequeñas en el aire como las que se transmiten al toser o estornudar.

como usar la mascarilla fácial

¿Cuándo deberías ponerte una mascarilla?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda usar mascarillas quirúrgicas solo si:

-Tienes fiebre, tos u otros síntomas respiratorios

-Te sientes bien, pero cuidas a alguien con una enfermedad respiratoria; en este caso, usa una mascarilla cuando estés a 6 pies o menos de la persona enferma

Si bien una mascarilla quirúrgica ayuda a atrapar las gotas respiratorias más grandes, no puede protegerte de contraer el nuevo coronavirus, que se conoce como SARS-CoV-2. Esto se debe a que estas mascarillas:

-No filtran partículas más pequeñas en el aire

-No se ajustan perfectamente en tu cara, así que las partículas en el aire pueden filtrarse a través de los lados de la mascarilla

Algunos estudios no han demostrado la efectividad de las mascarillas quirúrgicas para prevenir la exposición a enfermedades infecciosas en entornos comunitarios o públicos.

En este momento, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no recomiendan que el público en general use mascarillas quirúrgicas o respiradores N95 para protegerse de enfermedades respiratorias como COVID-19.

Los proveedores de atención médica y los primeros intervinientes en emergencias necesitan estos equipos, y actualmente hay escasez de ellos.

Sin embargo, en el caso de COVID-19, los CDC sí recomiendan que el público en general use cubrebocas de tela para evitar la propagación de la enfermedad. Los CDC también proporcionan instrucciones sobre cómo hacer tus propios cubrebocas.

Si necesitas usar una mascarilla quirúrgica, sigue los siguientes pasos para hacerlo correctamente.

Pasos para ponerse una mascarilla

-Antes de ponerte la mascarilla, lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, o frota bien tus manos con un desinfectante para manos a base de alcohol.

-Comprueba que la mascarilla no tenga defectos como desgarros o tiras rotas.

-Coloca el lado de color de la mascarilla hacia afuera.

-Si tiene cinta metálica, asegúrate de que quede en la parte superior de la mascarilla y colocada contra el puente de la nariz.

-Si la mascarilla tiene:

-Tiras para orejas: toma la mascarilla por las dos tiras y coloca una tira sobre cada oreja.

-Ligas: sostén la mascarilla por las cuerdas superiores. Ata las cuerdas superiores de forma segura cerca de la parte superior de tu cabeza.

Ata las cuerdas inferiores de forma segura en un lazo cerca de la parte trasera del cuello.

-Bandas elásticas dobles: tira de la banda superior sobre tu cabeza y colócala contra la parte superior de tu cabeza. Tira de la banda inferior sobre tu cabeza y colócala contra la parte trasera del cuello.

-Moldea la cinta metálica flexible superior a la forma de tu nariz pellizcándola y presionándola con los dedos.

-Coloca la parte inferior de la mascarilla sobre tu boca y mentón.

-Asegúrate de que la mascarilla quede perfectamente ajustada.

-No toques la mascarilla una vez te la hayas colocado.

-Si la mascarilla se ensucia o humedece, quítala y ponte una nueva.

Protege a tu familia y a tus hijos de esta pandemia, no sabemos cuanto pueda durar pero cuida siempre de los tuyos.

Related Post