Los mejores consejos para una piel tersa

Chica con piel tersa y linda

El cuidado de la cara es un tema sumamente importante y más si se busca una piel tersa.

Es necesario identificar el tipo de piel que se tiene, y además conocer los ingredientes que contiene cada uno de los productos que entran en contacto con ella.

No es difícil, ni imposible tener piel suave, sobre todo libre de trastornos comunes. Y menos cuando hay tanta oferta de productos, desde jabones hasta cremas.

Pero, ¿cómo elegir el más adecuado para obtener una piel tersa? Estos consejos pueden ayudarte:

El cuerpo es diferente al rostro

Chica con piel tersa y crema en la cara

Los productos para el rostro están hechos para la piel delgada, así que no insistas en usarlos para tu cuerpo.

Lo mejor es que elijas productos expresamente diseñados para el cuerpo, que contienen compuestos ideales para esa piel que es más gruesa.

Usa un jabón adecuado

Los jabones regulares generalmente son buenos para limpiar la piel, pero algunas veces remueven la capa de grasa natural que la protege, resecándola e irritándola.

Mejor usa jabones humectantes, pueden ser líquidos o de barra, pues son más suaves que los jabones regulares, y tienen emolientes y lubricantes que ayudan a mantener tu piel suave y humectada.

Busca jabones con glicerina, vaselina blanca, aceite de girasol o de soya. Y evita los jabones con fragancias cuando tienes piel sensible pues pueden ser irritantes. Si no los necesitas, no los compres, verás que así tendrás una piel tersa.

No olvides el exfoliante

Chica con exfoliante en la cara

Los exfoliantes sirven para remover las células muertas de la piel y así permiten que el humectante entre más profundo.

Pero ten cuidado, porque no todos son buenos para tu piel. Busca aquellos con granos sintéticos o granos diminutos de azúcar, pues son más uniformes en su tamaño que los exfoliantes de frutas y protegen más tu piel.

Hidrata tu piel

Las cremas generalmente contienen emolientes y/o lubricantes.

Los productos emolientes con base en aceite tienen un efecto más duradero que los hechos con base en agua, aunque te dejan una sensación grasosa sobre la piel.

Los productos lubricantes o humectantes absorben el agua del aire y la mantienen en la piel, aunque no son muy buenos cuando no hay humedad en el ambiente.

Si tienes piel normal, es recomendable usar un ungüento de traderma, esto para ayudar a aliviar la piel rozada, sensible y así, poco a poco recupere sus características naturales. 

¿Qué hago si tengo piel seca?

Si tu piel es reseca busca jabones líquidos o cremas con base en aceite, que contengan ácido glicólico, ácido láctico, urea (sí, aunque suene desagradable, es humectante), ceramidas o dimeticona (una forma de silicona).

Para la piel grasa…

Si tu piel es grasosa, no significa que no puedes usar un producto para mantener la suavidad de tu piel.

En ese caso, busca cremas suaves hechas con base en agua. Y si eres propensa a tener acné, busca que sean “no comedogénicas”  y que no causen acné, o sea,  que no bloqueen tus poros.

¿Qué hay de las zonas ásperas?

Para la piel áspera de las rodillas y los codos, busca algunos productos especialmente diseñados para estas zonas que contienen ácido salicílico o ácido málico y que ayudan a disolver las asperezas.

Finalmente, el secreto clave para tener la piel suave y libre de manchas es aplicarte la crema tan pronto salgas de la ducha, cuando la piel aún esté húmeda.

Así, con tu piel tersa, no tendrás que sufrir el próximo abrazo, sino disfrutarlo. Esperamos que estos tips te hayan gustado y así, los lleves a la práctica todos los días. si te gustaron, por favor comparte con tus amigas.

Related Post