Combatiendo el insomnio con un ejercicio práctico.

insomnio

Hablando de insomnio, todavía recuerdo que, de joven con mis amigos, una vez hicimos un reto para ver quien aguantaba más tiempo sin dormir. Éramos 5 personas y al final aguantamos 5 días seguidos sin pegar la pestaña (o quizás 6 ya no recuerdo muy bien), el caso es que nos divertimos, fue muy duro, pero al final lo logramos y quedo en eso, sólo una historia.

20 años mas tarde, hace aproximadamente 3 meses, me enfrenté a un problema de insomnio muy fuerte, simplemente no podía dormir por más que quisiera. Estaba viendo televisión por la noche, me sentía adormilado y después, al irme a la cama, nada. No lograba que mi cabeza se tranquilizara y quedarme dormido.

Intenté muchas cosas para tratar este problema, pero cada cosa que hacía parecían ser intentos inútiles. Entonces comencé a buscar ayuda profesional. Me sometí a mucho análisis e incluso uno donde analizan tu mente mientras duermes.

Todo esto lo cuento, porque sé que hay ahí afuera, muchas personas que sufren del mismo tipo de problemas de los que yo padecí y esto es un intento por ayudarles de alguna manera. Entonces, me di a la tarea de juntar algunos de los consejos que más me ayudaron a poder tratar un problema que, después descubrí, era el cúmulo de un montón de malas prácticas que había llevado toda mi vida.

insomnio cansancio

La importancia de la alimentación para tratar el insomnio

La alimentación es uno de los factores que más impactan y no me refiero sólo al hecho de evitar comer un corte de carne de medio kilo antes de dormir. En realidad, algunos efectos que se pueden sentir por la mala alimentación incluyen cansancio crónico, fatigas repentinas, dolores de cabeza entre otras cosas.

Cómo al dormir pasamos mucho tiempo en ayuno, antes de acostarnos necesitamos comer alimentos que nos proporcionen una carga calórica suficiente, sobre todo, recomiendo muchos alimentos bajos en grasas, sales y azúcares concentrados.

Una buena idea es comer una manzana con crema de cacahuate baja en grasa, una taza de yogur bajo en grasa con algunas moras, o un pan tostado con un queso bajo en sales y grasas. En teoría, la cena debería de rondar por las 240 calorías. Esto le brindará al cuerpo energía suficiente para los procesos nocturnos.

Importante: no te duermas sin llevar nada al estómago, esto en vez de ayudar puede acarrear problemas incluso más serios.

baño caliente insomnio

Un baño caliente es bueno, pero un baño helado es grandioso

Es muy usual que antes de acostarse, las personas recurran aun baño reconfortante con agua caliente. Esto en realidad ayuda mucho a relajar la mente y a mantener los músculos igualmente relajados.

Yo mismo lo estuve probando un buen rato y aunque funcionaba, no era del todo una estrategia eficiente. Después leí algo acerca de los japoneses, de como utilizaban los baños de agua helada para mejorar muchos padecimientos, asi que lo intenté.

No voy a decir que sea algo sencillo, en realidad, es de las cosas que más me han costado en la vida. Mi recomendación es que lo hagas paso a paso y sin de lleno a un sumergimiento total. O prueba con baños de agua fría o templada al principio.

Como hago yo, se trata de llenar la tina de baño con suficiente agua para cubrirme, después coloco unas dos bolsas de hielo y espero para que el agua esté realmente helada. Después me sumerjo aproximadamente 5 a 10 minutos (no todos los días aguanto lo mismo).

Está comprobado que el agua helada, mejora los receptores del cerebro y aumenta los niveles de melatonina. Después de probar esto, dormí como si me hubieran puesto un tranquilizante de caballos.

 

La cama puede ser tu mejor aliado o peor enemigo

Tan sencillo como eso. Hasta hace algunos meses, había dormido en el mismo colchón desde hace muchos, muchos años. E incluso, el colchón que utilizaba me lo había heredado una tía cercana. No es que no quisiera dormir en un mejor colchón, simplemente no es algo en lo que pensara constantemente, simplemente no lo tenía en la mente.

Cuando estuve hablando con doctores para tratar mi insomnio, mucho retomaron el tema del tipo de cama en la que dormía. Todo siguió igual hasta que un día fui a buscar ayuda para comprar un colchón nuevo.

Por suerte, llegué a un lugar donde me explicar todo lo que había que saber acerca del lugar donde duermes. Incluso aprendí que yo necesitaba un tipo de colchón que me permitiera encontrar la posición adecuada, pero yo necesitaba un soporte específico a la altura de los riñones.

No voy a decir que fue barato, pero a sido la mejor compra de mi vida. Obviamente el proceso de compra fue tardado y tuve que esperar a la temporada de ofertas de colchones para poder comprar el que necesitaba, pero al final todo fue un bello proceso.

Pues espero que estos consejos les hayan ayudado, aunque sea un poco, pero también, quisiera añadir que si alguien que esté leyendo este artículo tiene un problema fuerte de insomnio, no lo dejen pasar, sigan mis recomendaciones pero también es muy importante que busquen ayuda de los profesionales. No todos los casos son iguales y puede ser que tu necesites un tratamiento muy particular.

Etiquetas:

Related Post