Cómo prevenir enfermedades respiratorias

Chica con pañuelo en la nariz

Dados los muchos factores que pueden tener un efecto en nuestros pulmones, no es sorprendente que muchas personas tengan experiencia con la enfermedad pulmonar.

La genética, la contaminación del aire, las soluciones de limpieza, el tabaquismo y los trastornos del sueño ponen en riesgo nuestros pulmones.

Algunos factores de riesgo pueden ser inevitables, pero algunos conocimientos básicos y consejos de prevención pueden ayudar a limitar estas amenazas y aquí, te decimos cómo cuidarte de contraer enfermedades respiratorias: 


Deja de fumar 

Persona dejando de fumar para no contraer enfermedades respiratorias

Fumar daña los pulmones y aumenta el riesgo de una serie de enfermedades respiratorias, como el cáncer de pulmón y la EPOC.

Esto se debe a que la combustión de materiales libera sustancias nocivas en los pulmones (toxinas y carcinógenos). Si nunca has fumado, no empieces.

Lava tus manos

Lávate bien con agua y jabón varias veces al día para mantener a raya a los gérmenes y evitar la mayoría de las enfermedades infecciosas comunes que se transmiten a mano. Aprenda lavado de manos experto.

Cubre tu tos

Para ayudar a detener la propagación de gérmenes, cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo cuando tosas o estornudes.

Mantente alejado de las multitudes durante la temporada alta de resfriados y gripe, descansa lo suficiente, come bien y mantén tus niveles de estrés bajo control.

También es indispensable aliviar la tos con histacil nf o con un expectorante recetado por tu doctor, ya que las personas enfermas son las que propagan las enfermedades a grupos más vulnerables como lo son bebés recién nacidos y adultos mayores.

Casa limpia

Los ambientadores, el moho, la caspa de mascotas y los materiales de construcción representan un problema potencial.

Enciende el extractor cuando cocines y evita usar productos en aerosol como spray para el cabello. Cambia el filtro de aire de tu horno estacionalmente.

Aprende sobre la contaminación del aire interior y lo que puedes hacer para reducir la exposición.

Habla con tu médico sobre las enfermedades respiratorias

Consulta a tu médico si experimentas dificultad para respirar, dolor de garganta, mareos con un cambio de actividad, tos persistente, sibilancias o tos con el ejercicio, dolor en las vías respiratorias.

Si tienes una enfermedad pulmonar crónica como asma o EPOC, trabaja con tu médico para controlar los síntomas y los brotes.

Haz más ejercicio

Haz algo activo durante 30 minutos cada día para aligerar la carga en tus pulmones y aumentar la eficiencia del transporte de oxígeno y el metabolismo, verás que así también fortalecerás tu sistema inmune para no contraer enfermedades respiratorias. 

Camina por el edificio, pasea en bicicleta por tu vecindario o incluso corre en tu lugar por un rato.

Ten cuidado con el aire.

Las personas con enfermedades pulmonares como el asma y la EPOC deben prestar especial atención a los niveles de contaminación del aire llamados partículas (pequeñas partículas sólidas o líquidas) en el medio ambiente y limitar su exposición al aire libre cuando los niveles son altos.

Vacúnate

Esto es especialmente importante si tienes o eres propenso a las enfermedades respiratorias, aunque las personas sanas también se benefician al vacunarse.

Si tienes una enfermedad pulmonar significativa o tiene más de 65 años, también se recomienda una vacuna contra la neumonía.

Esperamos que con estos tips puedas protegerte aún más de las enfermedades respiratorias y así, puedas estar lo más sano posible durante el inverno o en cualquier estación del año.

Related Post