Consejos reales para evitar enfermarte

Consejos reales para evitar enfermarte

Con más resfriados y gripe, y más personas pasando tiempo juntos en el interior, es más probable que también puedas enfermarte. Sin embargo, no es inevitable.

Afortunadamente, hay varias cosas que puedes hacer para evitar esas infecciones molestas y aquí, te las decimos:

Duerme lo suficiente

Pareja durmiendo

Eso significa al menos 7 horas por noche. Ya sea que permanezcas despierto toda la noche o simplemente no duermas lo suficiente (incluso solo unos pocos días seguidos), la falta de sueño pone un freno grave a la capacidad de tu sistema inmunológico para combatir infecciones.

Mantente caliente

Mamá tenía razón, necesitas abrigarte si hace frío. La investigación ha demostrado que temperaturas corporales más cálidas pueden prevenir la propagación del virus del resfriado común.

Finalmente, si te enfermas, puedes tomar ambroxol en tabletas y después, consultar a tu médico si el resfriado no desaparece. Pero si ha pasado más de una semana y simplemente no está mejorando, o si no te sientes bien, ve con un especialista al hospital más cercano.

Come bien para no enfermarte

No te saltes el desayuno y asegúrate de obtener tres comidas sólidas todos los días, esto evitará que logres enfermarte recurrentemente. Cada comida debe contener carbohidratos, una fuente de proteínas y una fruta o verdura, y es mejor comer las comidas más grandes temprano en el día.

No pases demasiado tiempo sin comer (hasta el punto en que te sientas débil o tembloroso), ya que tu cuerpo lo percibirá como un estrés.

Evita las comidas y bebidas azucaradas, ya que se ha demostrado que el azúcar literalmente ralentiza las células inmunes.

Haz ejercicio regularmente

El ejercicio, incluso salir a caminar, bombea la circulación alrededor del cuerpo y aumenta la función inmunológica.

Simplemente no hagas todo lo posible si tu cuerpo no ha hecho ejercicio por un tiempo, ya que también puede percibirlo como un estrés que debilita el sistema inmunológico.

Correr duro por largas distancias también es estresante para tu cuerpo. Si se sientes cansado y agotado, no te esfuerces demasiado.

Lávate las manos

Haz esto antes de comer, especialmente. Ten cuidado durante todo el día para evitar tocarte la boca, la nariz o los ojos con las manos, ya que así es como entran los insectos (virus y bacterias) en tu cuerpo.

Como regla general, nunca comas nada sin lavarte las manos primero, y siempre lava tus manos cuando llegues a casa después de estar fuera, verás que enfermarte ya no será una opción.

Reduce el estrés

Cuando estás tenso y acosado, tu cuerpo bombea hormonas del estrés que debilitan la capacidad de tu sistema inmunitario para responder a los invasores.

Disminuye la velocidad y toma medidas para retroceder si sientes que tus niveles de estrés se descontrolan.

Si tu vida está muy ocupada, asegúrate de descansar regularmente y buscar maneras de aliviar el estrés. Somos grandes admiradores de tomar un día de reposo una vez por semana, descansar y recuperarnos de la semana anterior y prepararnos para la próxima.

Diviértete

La risa y la interacción social positiva son excelentes para tu sistema inmunológico. Pasa tiempo con las personas que amas y con las que te hacen reír.

Juega y diviértete, recuerda tomarte un tiempo para disfrutar de la vida y las personas con las que has sido bendecido.

¿Te gusta enfermarte? Creemos que a nadie y realmente no estás tan indefenso como te sentirías entre las masas de tos y estornudos. Cuídate este invierno con estos sencillos tips, nos los agradecerás más tarde.

Jeanette Welch