Formas de evitar las várices

Formas de evitar las várices

Pesadez en las piernas, picor, quemazón… Son molestias frecuentes, sobre todo al final de día, pero poniendo en práctica estos sencillos consejos, lograrás un gran alivio y evitarás que se desarrollen las várices: 

Empieza y acaba el día con una ducha en las piernas

La hidroterapia, basada en el contraste de temperatura, favorece la elasticidad de las venas y proporciona sensación de alivio ante molestias como picor, ardor y dolor.

Dirige el chorro de agua primero hacia los pies y luego ve subiendo por las pantorrillas, las rodillas y los muslos. Alterna agua fría y caliente, pero acaba siempre con frío para activar la circulación.

Camina de puntillas unos minutos

Chica caminando en puntas para evitar várices

La presión que hace el músculo al contraerse facilita el retorno venoso. Primero, da pasitos suaves caminando descalza de puntillas: hacia delante y hacia atrás.

Después, anda durante 2 minutos marcando el paso de forma exagerada y apoyando bien la punta del pie que quede atrás.

Para terminar, junta las piernas y sube y baja un talón apoyándote en los dedos. Luego, cambia de pie para evitar la formación de várices. 

Si sueles ir estreñida… ¡toma medidas!

Las personas que lo sufren, al apretar con fuerza para evacuar pueden cerrar el flujo de algunas venas y forzar a la sangre que vuelve al corazón a tomar otras “rutas”.

Eso genera hipertensión intraabdominal, lo que dificulta el retorno venoso de las piernas y favorece la aparición de varices.

Para evitarlo, pónselo fácil al tránsito intestinal: toma fibra, hacer deporte, date masajes y toma medicamentos que ayuden a este problema.

Por si no sabías qué es el Hot Sale, en este evento de ventas en línea donde podrás comprar tus medicinas, artículos para tu hogar, entre otras cosas más, con grandes descuentos y promociones. Así que te recomendamos estar al pendiente en el mes de mayo.

Usa medias de compresión, incluso en verano

Aprietan más en la zona del tobillo y disminuyen la tensión a medida que se acercan a la rodilla.

Si sueles usarlas en invierno porque tienes alguna variz, no prescindas de ellas en verano (cuando más falta te hacen, ya que el calor provoca el aumento del calibre de las venas y por eso duelen).

Una solución ante la sensación de incomodidad es quitártelas en las horas más calurosas y optar por medias de compresión ligera, de tejidos más finos.

No cruza las piernas evita las várices

Esta postura comprime las venas, de modo que dificulta el flujo natural de la sangre. Aunque cuesta mucho “desaprender” este hábito, debes evitarlo.

Si trabajas sentada deja una nota a la vista que te recuerde descruzar las piernas para evitar tener várices. 

Masajea tus piernas

Los masajes manuales y la presoterapia son técnicas efectivas que se realizan en centros, pero también puedes aliviar los síntomas de las varices en casa.

Date automasajes con ambas manos en una pierna, empezando por los dedos de los pies y subiendo suavemente hasta la ingle por los dos lados. Insiste en los muslos con movimientos circulares y repite con la otra pierna.

Comprueba cuánto miden tus tacones

Que no sean muy altos. Este tipo de tacones hace que todo el peso del cuerpo recaiga en los tobillos, provocando hinchazón. Pero tampoco te convienen muy bajos.

Muévete más

Hacer ejercicio físico activa la musculatura de las piernas y eso ayuda a tu sistema venoso.

Descarta deportes en los que los pies impacten contra el suelo (como correr), ya que empeoran los problemas de circulación. Opta mejor por caminar, ir en bici, nadar…

Evita el exceso de calor en las piernas

La depilación con cera caliente, las saunas o los baños a altas temperaturas dilatan las venas y empeoran el problema.

También procura evitar el exceso de sol sobre ellas, ya que aunque en verano te guste lucir unas piernas bronceadas, exponerlas a los rayos solares tumbada inmóvil durante horas (especialmente a mediodía) provoca una vasodilatación intensa.

¿Estás lista para llevar estos tips a la marcha y evitar que tus piernas tengan várices? Algunos pueden parecer complicados pero verás que poco a poco te acostumbrarás y también evitarás tener los pies hinchados en un futuro.

Jeanette Welch